Mascotas para la Tercera Edad

Está comprobado que la presencia de un animal doméstico les ayuda a los ancianos a disminuir la sensación de soledad; además, les brinda felicidad, bienestar y cambios notorios en su vida diaria.

Los adultos mayores que adoptan un perro, gato u otro animal doméstico tienen la posibilidad de mejorar su salud física y emocional. Más vitalidad, incremento en el autoestima, descenso en la depresión y toma de nuevas responsabilidades son algunos beneficios que pueden experimentar los abuelos que opten por un animal de compañía.

La compañía de un animal doméstico redunda en menores niveles de ansiedad, disminución del estrés y una mejor calidad de vida. El portal español Muysaludable.sanitas.es señala que “el tener un animal en casa, como un perro o un gato, ayuda a las personas con Alzheimer a mantener unas rutinas diarias, a estar más relajados y, por tanto, a dormir un poco mejor”.

Aunque el proceso de adopción parece fácil, es muy importante que los directamente interesados así como familiares o cuidadores, tengan en cuenta el estilo de vida de quien será su futuro dueño(a). Esto debido a que hay personas mayores muy independientes que gustan de las actividades fuera de casa, lo que deriva en menor tiempo para el cuidado de la mascota.

¿Qué mascota elegir?

Una serie de consideraciones para tomar la mejor decisión:

* Que sea de su total agrado. ¡Tiene que haber ‘química’ desde el primer instante entre amo y mascota!

* Es mejor optar por animales (perros o gatos) con dos años o más de edad. Eso debido a que los cachorros demandan más cuidados que posiblemente no le pueda brindar el abuelo o abuela por una u otra razón.

* Un animal mayor de dos años tiene su carácter definido. De esta forma, el futuro dueño podrá comprobar si son compatibles…

* Para el caso de los perros, ¡el tamaño sí importa! Se recomienda adoptar razas pequeñas; así los ancianos evitarán fuertes tirones que pueden derivar en golpes o accidentes.

* Con relación al tamaño, los animales pequeños tienen la ventaja de demandar menos gastos económicos en comparación con los de razas grandes. Haga cuentas…

* Para los hijos, nietos, cuidadores u otros allegados: si desean obsequiarle un pero o gato a una persona mayor, comprueben que no sea alérgico(a) al pelo de estos animales.

¿Perros o gatos?

Tanto gatos como perros son excelentes animales de compañía para los adultos mayores.

PUNTOS PARA LOS GATOS: no es necesario sacarlos a pasear. Son independientes, cariñosos y requieren de cuidados básicos. Su naturaleza los convierte en animales muy limpios, además, pueden vivir hasta 20 años. 

PUNTOS PARA LOS PERROS: su presencia invita a salir de casa, ejercitarse y socializar con los vecinos. Está demostrado que tener un perro ayuda a prevenir enfermedades como la artritis, osteoporosis, las enfermedades coronarias y la hipertensión. Sus cuidados demandan más tiempo, lo que significa mayor actividad para su dueño(a).

Destacados

Una excelente alternativa es adoptar animales abandonados que se encuentren en refugios. De este modo, se podrá darle una nueva oportunidad a un ser ávido de cariño.

La compañía de un animal doméstico redunda en menores niveles de ansiedad, disminución del estrés y una mejor calidad de vida. Los adultos mayores que adopten un animal doméstico pueden demostrar que están en capacidad de asumir nuevas responsabilidades.

    Leave Your Comment

    Your email address will not be published.*

    Forgot Password

    Header Ad
    Header Ad