Yoga para Abuelos en Forma

La práctica del yoga se constituye en una excelente alternativa para dinamizar el día a día, activar el cuerpo y lograr una mejor calidad de vida. Este milenario conjunto de saberes invita a los adultos mayores a explorar la unión entre cuerpo, mente y el espíritu.

La práctica del yoga ha conseguido un notorio ascenso en las últimas décadas en nuestro país. Hoy en día son más las escuelas especializadas, gimnasios e instructores personales que ofrecen esta saludable alternativa en la cual la acción, el pensamiento y la emoción se unen para fines constructivos en el ser humano.

Yoga y ancianos           

Los adultos mayores no son la excepción en el grupo de seguidores de la disciplina de origen hindú. Muchos abuelos y abuelas la adoptan puesto que ansían mejorar su calidad de vida; además, al ser en su mayoría jubilados, cuentan con más tiempo libre para su práctica. El yoga para ellos significa dinamismo en su día a día, nuevas energías y la posibilidad de integrarse a un grupo con intereses comunes.

Claudine Ways, profesora y dueña de Hot Yoga (Barranquilla), señala en el portal Elheraldo.co una consideración muy importante para los ancianos directamente interesados y sus familiares: “Si tienen alguna dificultad física o mental, deben primero consultar al médico y seguir sus indicaciones, luego comentarle al profesor y él los guiará con la práctica adecuada”.

Saludable rutina

¡Buena actitud para iniciar! Antes que nada, las personas mayores deben prepararse físicamente, vestir ropa cómoda, tener una colchoneta y darle paso a la sesión de yoga. Aunque hay varias categorías, en este artículo nos remitimos al Hatha Yoga que es el estilo más practicado en todo el mundo. Este tipo de yoga armoniza las asanas (posturas) con la respiración, meditación y purificación espiritual. Unas posturas adecuadas, garantizan óptimos resultados para los abuelos.

La correcta práctica del yoga permite el fortalecimiento de huesos, articulaciones y músculos; igualmente, ayuda a dormir plácidamente, corrige la postura, combate dolores crónicos y oxigena el cuerpo. También mejora el estado de ánimo, evita la depresión y conecta a la persona con su plano espiritual.

Igualmente, favorece la salud mental: según una investigación a cargo de neurocientíficos de la Universidad de California (UCLA), a los ancianos que fueron analizados por tres meses, las prácticas del yoga y la meditación les ayudó a minimizar los problemas derivados del Alzheimer y otros tipos de demencia.

Indicaciones para buenos resultados

A los abuelos y abuelas se les recomienda practicar el yoga diariamente en un espacio al aire libre o bajo techo pero bien ventilado. Además, no deben ingerir alimentos y bebidas antes y en el trascurso de las rutinas. También es necesario seguir otras observaciones:

* Permanecer descalzo al practicar yoga, así se evitarán resbalones.

* Hacer uso de un tapete especial que no debe ser muy acolchado.

* Tener a la mano sillas para realizar algunas posturas.

* Es necesario medir el esfuerzo, no realizar movimientos bruscos.

* Se recomienda practicarlo en horas de la mañana ya que aumenta la vitalidad, energía y productividad.

* La rutina debe ser complementada con una alimentación balanceada.

* Y algo muy importante: ¡Valorar el esfuerzo y evolución diaria!

Posturas básicas de YOGA para ADULTOS MAYORES

Triángulo extendido

Se separan las piernas (1,10 m); luego se extienden los brazos hacia los lados con las palmas mirando hacia el piso. Se inclina el tronco de forma lateral hasta tocar el tobillo con la mano.

Perro boca abajo

Manos y rodillas apoyadas en el piso; luego se estira las piernas, elevando la cadera. Brazos y piernas deben quedar completamente estirados y los talones se llevan al piso.

Pose del Guerrero 1

De pie; se lleva la pierna derecha hacia adelante y la izquierda hacia atrás. Se deja un espacio de 1,20 m (aprox.), luego la derecha se flexiona 90° y la izquierda se estira completamente.

Pose del Guerrero II

De pie; la pierna derecha se gira hacia afuera desde la cadera y se dobla la rodilla formando un ángulo de 90°. Los brazos se alargan formando una línea recta con los hombros.

Postura del gato

Rodillas en el suelo y muñecas justo debajo de los hombros. Elevar la espalda y bajar la cabeza, llevando la barbilla al pecho.

El árbol

De pie, preferiblemente a pocos centímetros de una pared, se dobla la pierna derecha y se lleva la planta del píe derecho hacia el muslo de la pierna izquierda. Brazos estirados hacia arriba.

La cobra

Acostado boca abajo, se estiran las piernas hacia atrás manteniendo juntos los muslos. Se estiran los brazos y se eleva la parte superior del cuerpo hasta formar un arco.

Postura para liberar el viento

Tendido con la espalda sobre el suelo; levantar una rodilla hacia el pecho y envolver los brazos alrededor de la rodilla. Juntar los dedos y tratar de tocar la frente con la rodilla.

Destacados

Los ancianos pueden mejorar su calidad de vida, tener una visión más positiva de su existencia y disfrutar las ventajas del tiempo libre por medio del yoga. Nunca es tarde para incursionar en la práctica del yoga, además, es una forma de ocio provechoso que fomenta la interacción con los demás.

    Leave Your Comment

    Your email address will not be published.*

    Forgot Password

    Header Ad
    Header Ad